Modo mamá: Pablo y la Comida

Processed with VSCOcam with b1 preset

Cuando tienes un hijo te cambia la vida por completo, es algo maravilloso que te llena de alegría y de nuevas experiencias,esto nos pasó con Matias, y entonces llegó Pablo, nuestro segundo hijo, y claro yo pensaba que todo lo que había aprendido con el primero lo podía aplicar cual experta, sin embargo lo cierto es que cada niño es un mundo, y con cada hijo que tengas puedes llegar a sentirte madre primeriza en más de una ocasión.

El tema de alimentación yo lo veía realmente fácil, con Matías, que es muy buen comer (come demasiado jeje), seguimos la introducción de alimentos de forma tradicional, tal y como nos decía el pediatra, es decir, empezamos con papillas de cereales, luego de frutas y poco a poco le fuimos dando alimentos  pero siempre triturados y la verdad es que comía de maravilla, luego para alimentos sólidos fueron también de forma gradual y no tuvo mayor complicación, sin embargo a mi parecer aprendió muy tarde a masticar algún que otro alimento, aunque hoy en día no supone ningún problema.

En el caso de Pablo intentamos seguir el mismo método, porque era lo que conocíamos y lo que nos había funcionado, pero como ya os lo decía, cada niño es un mundo, mi segundo hijo no quiso comer ni papillas ni triturado, y comencé a darle alimentos sólidos “antes de tiempo”. Con Pablo probamos un método que se conoce como Baby-led weaning o alimentación guiada por el niño (su traducción literal seria destete guiado por el bebé), el cual es una forma de alimentar al bebé e introducirle alimentos de forma que el niño va descubriendo, probando y experimentando por él mismo los alimentos sólidos, sin pasar por la fase de purés y papillas ni triturados.

Este método, creado por la nutricionista Gil Rapley del Reino Unido, se basa en que  el bebé se sienta en su trona y se une al resto de la familia, y experimenta primero con sus manos los mismos alimentos sólidos pero adaptados a él por el tema de alergias y tamaño.

20150716-164028-img0007-1-1 img_1870-1img_5943-1

En mi caso lo primero que le ofrecíamos a Pablo eran frutas cortadas del tamaño de su mano para que comenzara primero por chuparlas luego las iba mordiendo poco a poco, también le dábamos verduras hervidas, el brócoli sigue siendo su favorito. Y esto no quiere decir que él coma mejor, es decir si no le gusta el sabor de algún alimento da igual triturado o entero, siempre lo puede rechazar, se trata de una alimentación complementaria a la lactancia materna o leche de formula según sea el caso, y lo importante es poder ofrecerle los mismos alimentos que a los demás miembros de la familia. Este método resultó toda una experiencia con la comida, siempre quedaba hecho un desastre, pero era muy bueno para sus habilidades de coordinación y gran aprendizaje para los niños en cuanto a independencia se refiere.

20150714-200713-img0007-1

Pero a pesar de ello, Matías que descubrió la comida y los alimentos de forma tradicional, come muchísimo mejor que Pablo. Y lo que quiero darles a entender es que da igual que sigas un método u otro, que les des todo triturado o que elijas la alimentación “guiada por el niño” al final no existe mejor o peor método, no es que lo hagas mejor o peor en cada caso, simplemente se trata de buscar alternativas, guiarse por el instinto, por la experiencia,  llenarte de paciencia mucha paciencia y tener en cuenta que siempre hacemos todo lo mejor posible porque cada niño es distinto.

Hace poco hablaba con una mamá sobre lo difícil que era darle de comer Pablo, pero le comentaba que hemos llegado a la conclusión de que no queremos obligarlo a comer, en casa dejamos que él coma la cantidad que necesita, aunque nos parezca poca, y siempre intentamos darle comida sana, a él y a Matías. Hay días en que tiene más apetito que otros, hay alimentos que le gustan más y son nutritivos como hay otros que son importantes en la alimentación y  no los come por nada del mundo, pero poco a poco vemos que va mejorando.

También me ha ayudado mucho compartir mi experiencia con otras madres, leer sobre el tema alimentación y probar nuevas recetas, así que si estas igual que yo, te recomiendo un blog de recetas y trucos para que los niños se alimenten bien y aprendas a hacer recetas fáciles y muy ricas para grandes y pequeños, se llama Las aventuras del niño lechuga, seguro que te va encantar.

img_1240-3

Espero que te haya gustado este post, y que te animes a compartir tu experiencia conmigo por acá.

Un fuerte abrazo, y hasta el proximo post.

firma

 

4 Comentarios

  1. Luciana octubre 17, 2016

    No puedo estar más de acuerdo contigo, Marielvira. Efectivamente, no hay método correcto o incorrecto, todo es cuestión de seguir nuestro instinto y nunca rendirnos.

    Yo siempre digo que nos vamos haciendo a los sabores y a las texturas y la perseverancia es infalible para esto. Además, es muy importante lo de no obligar a comer. Cada uno necesita su tiempo y obligar a un niño arruinaría el proceso de la toma de contacto con los alimentos.

    Los padres estamos para ofrecer y para observar, para educarles, darles buen ejemplo y que luego tomen las decisiones correctas por ellos mismos. Al fin y al cabo son seres libres e independientes y es nuestro deber permitirles que lo sean.

    Un beso grande. Me ha encantado el post.

    Responder
    • Bleuappleblue octubre 17, 2016

      OH que ilusión me hace verte por aquí Luciana.. La verdad es que tu blog me inspira mucho en este particular tema y sobretodo con Pablo. Y no me rindo (como bien dices tú) Poco a poco vamos entre todos descubriendo y disfrutando de la comida. Gracias por tantas recetas jeje.. Un abrazo y feliz lunes!!!

      Responder
  2. Fernanda (@rosaframbuesa) octubre 17, 2016

    Mariiii! Mi experiencia casi q fue calcada a la tuya, Carlota es como Matias, aunque no le guste algo lo prueba. Fedora…Ay Fedora! Nos costó mucho más…armarnos de paciencia sin obligarla a comer (eso lo teníamos aprendido con Carlota). Pasamos una época entre el 1er año y el 2do en que un día le gustaba algo y al siguiente no, y la unica estrategia viable fue repetir sin obligar bajo la técnica “si no te gusta no te lo comas” pero nunca dejando de ofrecerle nada…Basicamente tuve que re-aprender con ella, y entender que a su manera, las dos comen bien.
    http://www.rosaframbuesa.com

    Responder
    • Bleuappleblue octubre 18, 2016

      Que gracia Fer, nos pasó tal cual, mucha paciencia, sin obligarlo, era exactamente lo que cuentas, si no te gusta no lo comas.. Y lo que un día se comía con tanto gusto, a los dos días repetíamos y decía !que asco mami!! :O … y entenderlo que come a su manera, le encanta el brócoli, odia cosas como las nubes de azúcar, pero también odia el pollo.. en fin, estamos siempre buscando variar y poco a poco le va gustando más la comida en general.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *